lunes, 4 de febrero de 2013

Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer



Cuatro de febrero de 2013. Lunes. Día Mundial de la Luchas contra el Cáncer.

Un tipo de enfermedad que afecta en España a más de un millón y medio de personas y de la que se diagnostican cada año unos 200.000 nuevos 


Con un diagnóstico precoz de la enfermedad se evitarían siete de cada diez muertes, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), pues el 40 por ciento de los pacientes descubren su enfermedad cuando ya está en fase terminal irreversible. 

Esta enfermedad, ha sido desde siempre un filón para el cine. Aquí os dejo las  películas que (para mi) mejor retratan el tema. 




La vida de Sara (Cameron Diaz) y Brian Fitzgerald (Jason Patric) cambia radicalmente cuando a su hija Kate (Vassilieva), de sólo dos años, le diagnostican una leucemia. Inmediatamente, Sara abandona su carrera de abogado para dedicarse por entero al cuidado de la niña. La única esperanza de salvación es recurrir a la ingeniería genética para tener otro hijo. Así es como nace Anne (Breslin). Entre ella y Kate se establece una relación muy estrecha, sobre todo porque ambas tienen que someterse a diversos tratamientos médicos y compartir largas estancias en el hospital. Así las cosas, Jesse, el único hijo varón de la familia, queda relegado a un segundo plano. Sin embargo, cuando Anne cumple once años contrata a un abogado (Baldwin) para emanciparse médicamente.




Ann tiene 23 años, dos hijas, un marido que pasa más tiempo en paro que trabajando, una madre que odia al mundo, un padre que lleva 10 años en la cárcel, un trabajo como limpiadora nocturna en una universidad a la que nunca podrá asistir durante el día... Vive en una caravana en el jardín de su madre, en las afueras de Vancouver. Esta existencia gris cambia completamente tras un reconocimiento médico. Desde ese día, paradójicamente, Ann descubre el placer de vivir, guiada por un impulso vital: completar una lista de "cosas por hacer antes de morir".




Isabel es una fotógrafa que se enamora de un hombre divorciado con dos hijos. Ganarse el amor de los niños le resultará difícil, ya que la madre, Jackie, no está dispuesta a facilitárselo.




Dos enfermos terminales de cáncer, de caracteres y mundos completamente opuestos, entablan amistad. Edward Cole (Jack Nicholson) es un engreído millonario mientras que Carter Chambers (Morgan Freeman) es un modesto mecánico. A pesar de todo, deciden emprender juntos un último viaje para poder hacer, antes de morir, todas las cosas que siempre han deseado.


Y para terminar... curioseando por ahí me he encontrado con este articulo de la revista Muy Interesante, "Las películas, muestras versiones poco reales del cáncer"