miércoles, 13 de marzo de 2013

Abróchese los cinturones



¿De qué va?

Un grupo de estrafalarios pasajeros viaja a Ciudad de México en un avión cuya tripulación es absolutamente esperpéntica. Durante el vuelo, una grave avería hace que los pasajeros, al verse inevitablemente al borde de la muerte, se sientan inclinados a revelar los asuntos más íntimos de su vida. Todo ello desembocará en una comedia caótica y disparatada. 


¿Quién está detrás?

Un disparatado, despendolado y desenfadado Pedro Almodóvar. 


¿Quién sale?



¿Qué ofrece?

Aterriza como puedas + El Ángel Exterminador +Mujeres al borde de un ataque de nervios 

Tras varias películas lejanas al característico estilo de sus inicios, Almodóvar vuelve a pintarnos un variopinto y extravagante cuadro de personajes y situaciones absurdas, esta vez encerrados en un avión. El director manchego nos ofrece una metáfora de la España actual que Almódovar critica de una forma fácil pero profundamente simbólica y efectiva.

Comedia sin prejuicios que llega a rayar en lo ordinario y facilón, pero cumple a la perfección con su cometido, el del entretenimiento puro y duro, el de divertir y hacer disfrutar al espectador. Pero tan absurda e inverosímil que por desgracia, también acaba por ser demasiado exagerada, e incluso predecible. 

Las grandes estrellas del show “el trío dinámico” formado por Carlos Areces, Raúl Arévalo y Javier Cámara lideran, o mejor dicho, acaparan la película aportando la mayor parte de la vena humorística y protagonizando la mejor escena de la cinta. UN MOMENTAZO MUSICAL. 


Pero a pesar de todos, hay que reconocer que este film es muy disfrutable. Es verdad que la sombra de lo soez y obvio planea demasiadas veces por el metraje, pero también lo hace el propio universo de Almodóvar, que es plenamente reconocible, y que si te gusta y te divierte (como es mi caso) pasas un rato francamente agradable y te deja con muy buen sabor de boca.